Escuela de Palo Alto, medios masivos, interaccionismo e interactividad

¿Desde qué perspectiva tendrían o no alguna aplicabilidad investigativa para los procesos de comunicación masiva, el enfoque de Palo Alto y el enfoque de las sociologías de la vida cotidiana?

El título de esta reflexión puede parecer contradictorio si se tiene en cuenta que de las escuelas norteamericanas relacionadas con la investigación de la comunicación, la que menos se preocupó por los medios masivos de comunicación fue precisamente la Escuela de Palo Alto (California), que desde una mirada en principio psiquiátrica, luego también psicológica y antropológica, se posicionó más en la comunicación en su sentido más amplio, es decir, no propiamente en la que mediada por la televisión, la radio o la prensa, sino principalmente en la que se presenta en la vida cotidiana.

De acuerdo con lo anterior, la categoría que mejor puede condensar los estudios de la Escuela de Palo Alto, es la “interacción”. Herbert Blumer, George H. Mead y Ervin Goffman desarrollaron una de las corrientes del conductismo social, conocida como “interaccionismo simbólico”, que hace referencia a la construcción social de sentido que hacen lo sujetos en los actos de comunicación.

Esa categoría recobra actualidad en la que Castells denomina la Era de la Información, pero ahora se le denomina “interactividad” (ver el artículo “La interactividad y el flujo en la eficacia de la comunicación interactiva“*), que es una de las características principales de la comunicación digital, junto con la hipertextualidad y la multimedialidad. El término hace referencia a la usabilidad que tienen los diseños web que facilitan que el usuario de manera sencilla pueda interactuar en la web controlando y manejando sus aplicaciones. Del desarrollo de este concepto es que se desprende lo que se ha llamado la Web 2.0, la de los blogs, las redes sociales, la de los buscadores… que han permitido que los contenidos en la web se hayan democratizado, logrando la pluralidad más que el monopolio de la información que han tenido históricamente los grandes medios.

En conclusión, el interaccionismo, la interacción, la interactividad son conceptos más que presentes en las formas de comunicación actuales, lo cual obliga a los investigadores de la comunicación a ubicar a la Escuela de Palo Alto como su precursor. No por nada dijo Pierre Levy: “Estamos pasando de la estética del mensaje a la estética de la interactividad”.

*Autores: María Sicilia Piñero y Salvador Ruiz de Maya, de la Universidad de Murcia.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.520 seguidores